ACCESO USUARIOS

Conectar

mano Sello de tiempo

Internet es un medio excelente para compartir el trabajo creativo, pero también un medio poco seguro donde cualquier idea es susceptible de ser plagiada, por lo que el propietario se encuentra con escasas herramientas para demostrar su autoría.

El sello de tiempo se caracteriza por el hecho de tener una función igual a la de un registro físico, da fe del momento de entrega al registro del documento eléctronico, incluido texto, gráficos, audio o vídeo y su registro en una hora y fecha ciertas. El sello se produce utilizando una fuente de tiempo fiable (ROA) de fecha y hora que es inseparable del documento sellado.. Los sellos de tiempo vinculan un documento con un momento y no son reutilizables.

La fecha y hora en que el servicio de sellado digital de tiempo recibe los datos relativos al documento es actual y se mantiene a partir de relojes seguros, sincronizados con la escala de tiempo universal (UTC).

Para garantizar el máximo de seguridad, el sello de tiempo se pone en los datos y no en el soporte, de manera que no se puede cambiar ni un bit del documento sin que sea detectado. Asimismo, utilizando funciones resumen (hash) el contenido del documento queda totalmente encriptado y protegido de posibles copias.

Por eso el time stamping o sellado de tiempo es el complemento ideal a la seguridad que ofrecen los certificados digitales de identidad. Mediante la aplicación del sellado de tiempo garantizamos el momento exacto en que se produjo la firma de un documento.

Los certificados de sellado de tiempo se convierten en un elemento imprescindible en determinados procedimientos, fundamentalmente en las relaciones entre emisor y receptor, que exigen en la mayoría de las ocasiones la constatación de la fecha y hora exactas en la que tuvo lugar el registro.

El sello de tiempo se caracteriza por el hecho de imposibilitar la manipulación de documentos y dar fe de su existencia.

Re-Crea utiliza los servicios de sellado de tiempo de AC Camefirma

Re-crea es propiedad de la Cámara de Comercio de Barcelona